© de la imagen La meva maleta

martes, 25 de marzo de 2014

De energía


Me sorprendes por la enorme fragilidad que encierra ese verbo rápido y elegante en el que te envuelves. Sin embargo, a pesar de tu admirable capacidad de autogestionar tu vida, tu forma de contactar con los demás, tu magnetismo, tu poder, llega él y te rompe en mil pedazos de un soplido.

Te quebranta, y no te das cuenta, porque se introduce en las más diminutas fisuras de tu alma y, como agua que se hiela, rompe la piedra más dura. Porque no te dice que no te quiere, sino lo contrario. Con esa suavidad logra llegar a lo más profundo de tu ser; y allí siembra su indiferencia y te fractura, de la forma más dolorosa y terrible.

Por eso te insisto tanto en que interpongas una distancia entre vosotros, para que no pueda herirte más. Así, rota, no puedes ver con claridad. Si cruzaras a este lado, lo verías nítido y cristalino.

Parece una simple cuestión de energía. Bien sabes que la energía no se crea de la nada. Digamos que tu fuente de energía sería esa fractura del alma que él te ha causado ya –dices que sin querer, y yo te creo-. Al principio no era más que dolor, tristeza, un sufrimiento profundo e inconsolable que te bloqueaba. Ahora esa energía es rabia, fuerza incontrolada que, lejos de servir para nada, te desgasta y te deja el corazón en carne viva, que, sin querer, hiere al pobre que pasa por allí (un hijo, un buen amigo).

¿Imaginas poder transformar toda esa energía en luz, en movimiento, en impulso? Tal vez en lugar de quedarte firme, de pie, esperando a que él vuelva o cambie –y no cambiará porque no admite ser el problema- deberías dejar que la energía fluya a través de ti y se transforme. Debes hacerte porosa a aquellos que de verdad quieren, queremos lo mejor para ti; relájate y disfruta del vaivén suave, como quien se mece en un columpio. Ninguna sensación se puede comparar a la brisa que se enreda en el pelo cuando vuelas impulsado por alguien que sólo quiere verte feliz. Venga, sube, ahora doy yo.



Foto de aquí

11 comentarios:

Anna Pujabet dijo...

Mi querida princesa.
No sé a quien van destinadas tus palabras hoy pero no pueden estar mejor diseñadas y no me refiero solo a la estructura o a la composición en si.
Que suerte ser mujer, que suerte descubrir que puedes convertirte en una piedra porosa sin perder la rigidez.
En definitiva, que suerte tenerte a ti como amiga.
Un petonàs.

Ana, princesa del guisante dijo...

No estem fetes de material diferent tu i jo, així que la sort es meva de tenir-te a tu! I a ella...
Has vist que espavilada, la Natura? Les pedres poroses no s'enfonsen mai ;-)
Un petó enorme!

oles dijo...

Es bonito lo que cuentas y como lo cuentas. Esa persona tiene suerte de que alguien le cuente cosas tan especiales de su persona.
Un beso Princesa, desde el Sur

La meva maleta dijo...

Tus palabras, no son sólo una promesa de apoyo...son apoyo y compañía en sí mismas.
Espero que tu generosidad llegue a quién ahora tanto la necesita y se deje ayudar.

Petonets, guapa.

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, no se me da muy bien la complacencia gratuita, si no fuera una persona especial, no podría inventarme lo que digo de ella... Un beso, sureña

Ana, princesa del guisante dijo...

No puedo resistirme a alguien que necesita mi compañía, no tengo mucho más que ofrecer. Un petonet!

sunsi dijo...

He oído muchas veces aquello de "fulano de tal te chupa energía". Creo que es cierto, Ana. Y a veces uno no puede permitirse el lujo de quedarse sin fuerzas o transformarlas en un torrente de sensaciones negativas. Me ha gustado tu reflexión ; estoy convencida de que le va a ser de gran ayuda a tu amiga. Un beso, princesa.

juanpe garbayo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juanpe garbayo dijo...

Llegar al fondo del ser y sembrar indiferencia. ¡Que animalada!

Ana, princesa del guisante dijo...

Espero que le sirva, a mí el mero hecho de haber escrito sobre ello me ha dado otra visión de su problema, besos, Sun

Ana, princesa del guisante dijo...

Quién sabe, tal vez no tuviera nada más que ofrecer. O simplemente, era un egoísta. Sí, una animalada...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.