© de la imagen La meva maleta

lunes, 16 de diciembre de 2013

Sin conexión

Un cambio de compañía telefónica me ha dejado prácticamente desconectada por unos días. Vuelvo con las manos llenas de palabras que parecen no atreverse a asomar después de tantos días de silencio. Tantos, como la niebla que ha envuelto en humedad y frío el lugar en que vivo y que nos ha dado apenas un respiro hoy, no me he podido resistir a tomar una foto del cielo.



Es antipático nuestro clima. Eso hablaba con una señora hace algunos días. La niebla nos vuelve huraños, nos recluye en nuestros hogares y enmudece las risas de los niños. La semana pasada el suelo llegó a estar completamente mojado, como si hubiera llovido, tanto, que las maestras de mis hijos optaron por no dejarles salir al patio dos días.
La buena mujer, algo mayor, me comentaba que ella tenía que huir todos los inviernos a su hogar en la montaña, en busca de un frío más seco que el de aquí.  Y sonrió cuando le dije que el clima del "Pla de Lleida" era tan inhóspito como sus habitantes. No, no se puede generalizar, pero es cierto que en esta lugar cuesta mucho traspasar el umbral de un hogar ajeno y sentirse como uno más. Las gentes de aquí hemos aprendido a aprovechar las oportunidades, como los escasos rayos de sol que nos corresponden en invierno y que únicamente se van del todo azuzadas por el cierzo que llega malhumorándonos a todos en febrero. Un horror, vamos. De hecho, a los dirigentes romanos a quienes se quería castigar lo destinaban aquí, y no me extraña nada. 

En fin, vuelvo. No creo que pueda comentar en vuestros blogs, aunque procuraré leeros. Dicen que volverá a estar cubierto de niebla mañana. No hay mal que cien años dure, pero algunos males se hacen bien pesados 

14 comentarios:

Tita dijo...

No sé que odio más, si la niebla, o el viento...

UTOPÍA dijo...

Encantada de que vuelvas.
Hay entradas tuyas que me han tocado mucho, mucho.
Un abrazo, todo se solucionará.

kaykantauri-cronista.blogspot.com
www.kaykantauri-cronista.com

Ana, princesa del guisante dijo...

Tita, ven en verano, cariño.

Ana, princesa del guisante dijo...

Con que mejore un poco el tiempo, lo demás lo resolvemos entre todos, mujer. Gracias por venir, por leer, por tu compañía.

Chitin dijo...

Lo de cambiarse de compañía siempre es un asco y lo de la niebla...también tenemos mucho de eso por estas latitudes, pero aquí el refrán es: "Mañana de niebla, tarde de paseo", porque cuando levanta, suele aparecer un sol que llama a salir a pasear.
Buena semana!

MadreYMas dijo...

Pues no me extraña que la niebla os ponga de mal humor.
Para algunas personas entre las que me incluyo, la relación directa entre meteorología y estado de ánimo es tan obvia, que jamás podríamos sobrevivir en determinados climas.
Recuerdo cuando viví en Londres. Tantas semanas seguidas de niebla y oscuridad me provocaban llanto diario.

A mí dame sol. El sol me da la vida.

Ánimo con el cambio de compañía. Espero que te ahorres un buen dinero, al menos, jajajaja,

Bss.

aaana dijo...

Lo de vivir en la niebla... me come el ánimo! Yo también quiero sol, siempre. El invierno se me hace muy cuesta arriba
Pero ya van a empezar a crecer la días
Bienvenida

Mariapi dijo...

Ana, con lo "solete" que tu eres, dispersas la niebla en un pis-pas...

Seguro que en Navidad escampa...Besicos.

La meva maleta dijo...

Entonces, los habitantes de tu Castillo, sois la excepción que debe confirmar esa regla...huraños dicen?
Nada, nada, a lo sumo, quejicas y no me extraña! Yo con menos, andaría malhumorada todo el día!

Celebro tu vuelta Princess :-)
Petonets.

Ana, princesa del guisante dijo...

Esta vez el cambio de compañía está saliendo fenomenal, aunque la niebla está tozuda estos días, hoy ha vuelto. Y aquí, como te decía, suele venir para quedarse días seguirpdos, incluso semanas!

Ana, princesa del guisante dijo...

Si fuera por el clima tendría que mudarme a otro sitio... La compañía de telefonía me resulta más barata y me atienden muchísimo mejor. Besos, en la recta final, no?

Ana, princesa del guisante dijo...

Los días pequeñitos me gustan, soy hormiguita, me encanta esconderme a trabajar en las laaaargas noches de invierno. Ahora, que preferiría ver el sol por la mañana, claro. Bienhallada

Ana, princesa del guisante dijo...

Cuesta doble energía mantener el calor y el humor en días de niebla, pero vale la pena seguir intentándolo. La Navidad está ya aquí... Que no decaiga la ilusión! Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, reina. En castillo procuramos recibir bien a nuestros huéspedes, pero tenemos que bajar las persianas para no deprimir a los recién llegados :-( besets

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.