© de la imagen La meva maleta

jueves, 19 de diciembre de 2013

No le veo la gracia.

Acabo de recibir un chistecillo de esos que corren por Whatsapp



Vaya por delante que admiro profundamente la Profesión de Maestro. Valoro muchísimo el trabajo de quienes enseñan a mis hijos y su dedicación a sus necesidades especiales y a sus personas en general. Y ya sabéis que pertenezco a una familia en la que esta profesión es mayoritaria. 

Sin embargo, los firmantes, Los Maestros, que se encargan de hacer circular sin pudor esta notificación, no creo que merezcan el título que ostentan. Para empezar, está claro que ellos mismos desprecian su trabajo si consideran que sus alumnos hacen lo mismo en su casa que en la escuela. Los niños para ellos, son mercancía de la que "hacerse cargo". Punto. Mireusted, ni hablar. Ya me gustaría a mí disponer de sus diecinueve días seguidos de vacaciones de Navidad para hacerme cargo, con todas las consecuencias, de mis hijos e intentar que no pierdan el ritmo de trabajo y estudio que tantísimo nos ha costado adquirir desde el último puente hasta ahora. Perdón, no, hasta ahora, no, que ya llevamos varios días preparando la víspera de las vacaciones que en nuestro caso es mañana, y no ha habido clases normales desde ni me acuerdo.  No podré hacerlo, mi colectivo, a diferencia del suyo, no dispone de sus jornadas laborales ni de sus períodos de merecidísimas vacaciones.

Por ello, en lugar de "hacerme cargo" "sin contar con el apoyo docente", tendré que hacer que Benditos Abuelos se "hagan cargo", porque soy afortunada y los tengo. Porque gran parte de mis conocidos tienen que hacer encaje de bolillos con sus horarios y sus sueldos para buscar alternativas. Ya, ya, haberme hecho maestra, y haberme sacado una oposición. Me sé de memoria todas las coletillas con las que adornan sus exabruptos.

No nos hacen ustedes ningún favor por tener en la escuela a nuestros hijos, porque su función es tratar que ellos desarrollen al máximo sus capacidades, darles los conocimientos que ellos van a necesitar para ser personas adultas aptas para desempeñar un puesto de trabajo de calidad. Créame, las cinco horas al día, 175 días al año, que tienen mis hijos colegio no alcanzan mi jornada laboral, así que "colocar" a los niños en la escuela no tiene esa finalidad, al contrario de lo que a usted pueda parecerle. 

Mi necesidad de dejarles en la escuela no es porque yo tenga el vicio de trabajar once meses al año cuarenta horas semanales, sino porque creo que ese es el lugar donde mis hijos tienen que ir para aprender. 

Es más, si tuviera la desgracia de estar en el paro, o la suerte de no necesitar trabajar para ganarme el pan que me como, también pensaría que el lugar más adecuado para mis hijos es la escuela para aprender. Bien, si usted, el Maestro firmante está en ella, mejor no, mejor que se queden en casa dando mal, que es lo mejor de la infancia.

Me avergüenza que su colectivo sea tan indigno y que a su vez tenga el poder porque tiene de rehenes a nuestros hijos. Y los gobiernos, a quienes conviene una generación de ignorantes que no sepan pensar para poder pensar por ellos, se ponen de perfil y menean la cabeza cuando todos los informes revelan la realidad de que las criaturas españolas son las que están peor preparadas.


22 comentarios:

Annie dijo...

Hola Ana! Hacía mucho que no comentaba, perdona :) Yo trabajo como profesora en Noruega, no tengo la carrera y no hice oposiciones. Simplemente he probado que sé lo que tengo que enseñar. Dos cosas te quería decir: 1. Lo mas probable es que ese chistecillo de marras, no venga de un maestro. Porque a mi nise me ocurriría pensar en mí misma como una niñera, soy mucho más y por eso me pagan más que a una niñera. Y 2. No te creas todo lo que pone en el informe PISA! Craso error, esos informes estan diseñados para manipular ideologías y son absolutamente politizados! Aquí en noruega, mi marido el cual es profesor de musica, univesitario, etc... nunca había oído hablar del teorema de Pitágoras y puedo decir sin presumir, que no sabe ni la mitad de las cosas que yo aprendi en el colegio en España. Así que viendo la diferencia entre los dos paises y que solo con mi educacion secundaria aquí doy el pego como profe, puedo concluir que a nosotros se nos enseña mejor. Ah! y aquí no lee ni el tato! Un beso y no te hagas malasangre, eso es fruto de un descerebrado. :)

Ana, princesa del guisante dijo...

Annie, me lo ha pasado una maestra. De la familia. Con hijos. Y esta conversación de que cuando los niños tienen vacaciones los "tenemos que aguantar los padres" la he tenido varias veces con ella. No sé si mis hijos aprenderán más que los noruegos. Lo que tengo claro es que quiero inculcarles que tienen que ser buenos profesionales hagan lo que hagan.
Encantada de volver a tenerte en casillo guapa. Felices Fiestas

aaana dijo...

Pues no, no tiene ninguma gracia... pero sí que conozco maestros que piensan así. .. y unos cuantos. Pero me guardo muy mucho de expresar mi opinión delante de ellos. ..
Ánimo

Ana, princesa del guisante dijo...

Uy, no, mejor no opines. Qué asquito, Anina....

Chitin dijo...

Es q tristemente ahora salvo excepciones, son más funcionarios que maestros y vocación tienen entre poca y ninguna, así va la educación en este país...no es cuestión de dinero, sino de esfuerzo.

Lo siento...pero es q estoy muy quemada con el tema cole...

Sara M. dijo...

Bueno, yo creo que el problema viene de más atrás, y es que si que hay muchos padres que consideran el colegio un "aparca-niños", y se quejan de que no haya colegio en julio y en agosto, y demás vacaciones. Conste que yo entiendo que, como tú dices, tienen que hacer encaje de bolillos, pero creo que la solución no es darles más horas de clase a los niños, para no tenerte que preocupar de ellos. Así que no me sorprende que haya profesores que hablen en ese tono, por ese tipo de padres. A lo mejor soy demasiado bien pensada.

susana dijo...

Hay de todo, profesores que se despreocupan y padres que aparcan a los niños. Así nos va. Un beso.

Raquel Ortiz dijo...

Esos chistes los hacen los que se creen que mandan sus hijos al colegio para que los profesores hagan el trabajo de educar a los hijos por ellos. Y dicho creo que sobra todo lo demás.

oles dijo...

Llevo tiempo sin comentar, y dado que este tema me afecta pues mi profesión y mi vocación es la de docente, voy a ello: si esto lo va divulgando un maestro, mal lo llevamos. Para mi, enseñar es algo mas que "hacerme cargo" de alumnos, sean de la edad que sean. Ser maestro es trabajar en los valores que los padres inculcan en las casas. Educar para que en el futuro sean hombres y mujeres de bien. Enseñarles a amar a la humanidad y todo lo bueno que ella ha conseguido a lo largo de la historia... En fin, ser maestro conlleva amar a los que se enseñan.
No soy maestra de oposición, y por eso ahora no trabajo. Pero si soy maestra de vocación y creo que es la mejor profesión que existe.
Siento que compañeros de profesión dediquen su tiempo a estas tonterías, y que encima las divulguen.

Un beso del sur

UTOPÍA dijo...

No puedo creer lo que acabo de leer.

Soy profesora, de Educación Especial para más señas, llevo treinta y dos años trabajando en enseñanza y me molesta profundísimamente que nos meta usted a todos en el mismo saco, que crea que porque en un washapp aparezca "Los maestros" nos representa a la mayoría (fíjese que no digo a todos) y que no tenga usted la oportunidad de ser maestra o profesora por un día o, mejor, por una semana para poder hablar con conocimiento de causa desde el otro lado. No sabe lo que se pierde.

En la columna de la derecha ha escrito textualmente: "...Nunca quise ofenderte, plagiarte, ni molestarte..." Pues bien, a mi me ha ofendido y me ha molestado este post.

¿Cómo se atreve a escribir frases como "Me avergüenza que su colectivo sea tan indigno..." ?

Desde hoy tiene Usted una seguidora menos aunque no creo que le preocupe mucho teniendo en cuenta el colectivo al que pertenezco.

Ana, princesa del guisante dijo...

Por supuesto que hay de todo, ni siquiera todos los funcionarios se pueden meter en el mismo saco. Y es cierto también que algunos padres "colocan a sus hijos" en el colegio para que no les den tabarra. Pero me parece tan horrible lo uno como lo otro.

Ana, princesa del guisante dijo...

Los padres yo creo que nos quejamos más por no tener el horario de nuestros hijos que por no querer estar con ellos.

Ana, princesa del guisante dijo...

También, afortunadamente están los extremos opuestos. El problema es cuando padres preocupados se junten con profes pasotas (no es mi caso!) o viceversa

Ana, princesa del guisante dijo...

Hay de todo. A mí me lo mandó una maestra que sabe que yo no me desprendo tan fácilmente de mis obligaciones como madre...

Ana, princesa del guisante dijo...

Oles es que lo que tú dices debería de ser incuestionable. Como la profesión de enfermera, también requiere altas dosis de vocación!

Ana, princesa del guisante dijo...

No, querida, no quiero que te sientas molesta. No tengo intención de menoscabar la durísima función de un maestro. Yo he dado clases también, sé lo que representa. Como colectivo, en España, los maestros tienen una posición privilegiada en cuanto a horarios. Es una realidad. No, sólo desprecio a los que firman (y divulgan) el manifiesto que a mí no me ha parecido gracioso en absoluto. Lamento profundamente que se haya ofendido y que ya no quiera volver al castillo. Respeto su decisión, aunque siento mucho que así sea. Ruego acepte mis disculpas. En ningún momento me dirijo a ustedes como profesionales metidos en un mismo saco, como tqmpoco los padres somos todos irresponsables ni despreciamos el valioso tiempo que tenemos con nuestros hijos.
De la misma manera, le diré que las maravillosas maestras , incluso algunas de ellas son amigas mías, de mis hijos, miden sus tiempos en puentes y vacaciones, y me enfado con ellas cuando me desmontan el calendario con excursiones y actividades lúdicas que me parecen prescindibles y luego nos toca correr en casa para terminar los libros,
Vuelvo a reiterar mis disculpas si la ofendí como persona. No era mi intención. Si algún día decide volver a visitar este lugar, espero que se encuentre acogida aquí, no pretendo mucho más.
Un abrazo

Inma dijo...

En fin, se me ocurre pensar, por pensar algo, que a muchos nos gusta bromear con lo nuestro aunque odiamos que los demás lo hagan. Es decir, yo puedo decir que mi hijo tiene las orejas desabrochadas pero como venga un vecino a decírmelo lo mato sin preguntar nada más ¿No será algo así? ¿Una broma que ellos sí se pueden permitir? Prefiero pensar eso que lo que parece, la verdad

Tita dijo...

Yo lo interpreto al revés, normalmente los maestros sufren la falta de educación de muchos alumnos, perdiendo mucho tiempo en educar, que no en enseñar, que es a lo que deberían ir los niños a la escuela.

Cuando en la puerta del colegio, en su primer día, alguna rabanera ha soltado a su hijo hacia la maestra, llorando a todo llorar el pobre, y le ha dicho:

-Halaaaaaaaaaa, ahí os lo dejo, para que me lo eduques!!!!

Y esto lo he visto yo, ¿eh?

Veo este chiste como un "rebota, rebota, que ahora no te los aguanta nadie" porque es como, desgraciadamente muchos padres tratan a los maestros, como guardeses, echando por tierra su vocación, que la tienen, y su verdadero objetivo, que es enseñar, y no desasnar.

Estoy harta de oir a mi pobre hermana tener que luchar con grupos de niños con los que no puede desarrollar su clase y programa porque tiene que empezar con cosas tan básicas como la disciplina y una urbanidad básica en el aula, y para con los demás.

De eso no tienen que ocuparse los maestros. Es lo que entiendo del chiste, coge a tu maleducado hijo, que en estos días, lo luchas tú.

Besitos

sunsi dijo...

Pesoleta. No me huele a que sea un "chiste" firmado por maestros; o al menos, no por maestros vocacionales. Igual me equivoco. Es un tema polémico porque los enfoques de padres, profesores y alumnos no suelen coincidir. Pero sí me gustaría hacer un precisión sobre los horarios. Preparar clases, plantear objetivos globales y personalizados, corregir, buscar métodos para que los alumnos aprendan... con nombres y apellidos, tutorizar, etc... no se puede medir temporalmente. Cuando un maestro llega a casa, sigue. Y si no sigue, o trasnocha o madruga. Y en el preriodo vacacional... o te reciclas o mueres ( de hecho, en secundaria te devoran). Por experiencia de bisabuelo, abuelo, padre, hermanos y yo misma, Ana.

No te sulfures, Princesa. Este tema siempre levanta ampollas.
Feliz Navidad para ti y los habitantes del Castillo. Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

Algunos profesionales no deberíamos bromear con nuestro trabajo, incluyo a todos los que trabajamos en el ámbito de la salud, la educación, cuerpos de seguridad del estado... si es una broma, a lo mejor no toca.

Ana, princesa del guisante dijo...

Me ha parecido muy interesante tu punto de vista. Y seguramente tienes razón. Sigue pareciéndome todo muy triste. Un besazo, Feliz Navidad

Ana, princesa del guisante dijo...

Sunsi, todos los trabajos tienen sus dificultades. Todos requieren una formación continua, muchos son durísimos en cuanto a horarios y circunstancias. Muchos tienen el trato con clientes, con enfermos, con ancianos, con moribundos. Otros son físicamente extenuantes. Los adolescentes me parecen una alegría, si me pongo a comparar. Y ninguno, NINGUNO, tiene las ventajas de los maestros.
Un beso, guapa, feliz Navidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.