© de la imagen La meva maleta

lunes, 6 de agosto de 2012

El testigo

Cuando era pequeña, mi madre y mis tías compartían un vestido estampado con flores, en tonos desde ocre hasta granate, con manga ancha y corte imperio. Era un el vestido de embarazada. Era sin mangas, así que en invierno lo llevaban con un jersey de cuello cisne debajo.
Yo no soy capaz de recordarlo, pero estoy segura que también compartieron todo lo que pudieron de sus bebés y niños pequeños.

Mis sobrinos nacieron al mismo tiempo que mis hijos y hubo que comprar casi todo nuevo varias veces. Así que me ha hecho especial ilusión esperar al bebé de mi prima con todos los artilugios deliciosos que compré para mis niños.




Desempolvé la preciosa cuna de madera, la canastilla vestida de volantes, la bolsa con el osito bordado. El cambiador sobre el que tantas y tantas veces besé tripitas y pies, cambié pañales y comí deditos de lacasito.
Me sorprendió ver el buen estado en que estaba todo y el acierto en la elección de colores y estampados, porque todo se veía actual a pesar de haber pasado ya 10 años.

Empaqueté mis recuerdos y mis miedos, me hice consejera por un ratito para disimular la amplia envidia que me produjo su gravidez... Y por desgracia viven lejos, así que veré la vida del pequeño J a cámara ultrarápida, me perderé sus piernas de ranita, su primera sonrisa y su gateo patoso. Pasará como con mis propios hijos, a quienes he tenido que explicar con dificultades quién era esa tía a la que a penas han visto tres veces y que se lleva todas sus cosas.

Me alegra poder ceder el testigo de la maternidad a una de las mujeres de mi familia, como hizo en su día mi madre y sus hermanas.

10 comentarios:

susana dijo...

Qué habitación tan bonita. Que disfrutes de tu sobrino. Un beso.

Mari dijo...

Precioso.Como todo lo que leo que viene de ti.
Yo no tengo a nadie de quien heredar esas preciosidades, mi bebe ahora en camino estrenará cuna, sabanas y demas cositas. Eso en parte me entristece, mi hermana y yo crecimos dando vida a los cachorros de mis primos, y mis primas heredaron los preciosos vestidos que teniamos..............confio que lo que yo compre o me regalen pueda heredarlo alguien, alguien a la que yo transmitire la enorme ilusion de ser madre, besar barriguitas y deditos de lacasito...........
Eres unica
Mari

laura dijo...

Les que heredem,.som conscients de la càrrega emocional de cada un dels objectes. Dels records que porten impressos i de les emocions viscudes. Ahir justament em mirava la tumbona que ha heredat l'Emma recordant-hi la Júlia sentada i somrient. D'això només deu fer un any... quan decidiem llençar-nos al buit!

La meva maleta dijo...

Qué ilusión cuando alguien prepara para ti, tantas cosas buenas cargadas de recuerdos e historias.
Es imposible no agradecer muchísimo, tanto cariño y ganas de ayudar.

Tu prima es una persona afortunada
y a ti, la envidia te sienta muy bien, guapa :-)

Ana, princesa del guisante dijo...

Ay, la habitación no era tan bonita, pero olía a mis bebés :-) la foto la he pedido prestada. besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Empiezas ciclo, pues. Cuida todos sus objetos igual que a ellos para que puedan vivir eternamente. Tú sí eres única, guapa.

Ana, princesa del guisante dijo...

No et queda gaire... has vist, ja, com passa el temps? Volant!

Ana, princesa del guisante dijo...

¿Tú crees? Quien de verde se viste, guapa se cree :-P

tomae dijo...

jo! con esa cuna y el pasillo que teníamos en casa, si la hubiéramos tenido cuando nació mi hermana pequeña ... ¡lo hubiéramos pasado en grande! bss!!!

Ana, princesa del guisante dijo...

... por lo que dices, sospecho que ella también. Menudos debiais ser todos. Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.