© de la imagen La meva maleta

martes, 17 de junio de 2014

Lectores y lecturas


Se podría decir que existen tantos tipos de lectores como de personas. Tengo en mis genes la sangre de dos ávidos devoradores de libros. Cada uno de ellos lo es de una forma distinta. Mi padre tiene predilección por grandes autores de la novela negra, por la novela histórica y todo lo que tenga la estructura, se podría decir que más habitual y ordenada. Casi me atrevería a decir que su forma de lectura es muy masculina, es cuadrada, su biblioteca tiene colecciones de determinados autores y se enfada si le hacen perder el tiempo con un mal libro, una mala encuadernación o un lenguaje vulgar. Mi madre es una lectora compulsiva. Lo lee todo, desde la lista de ingredientes del champú hasta las encíclicas papales. Todos los libros del mundo, si cayeran entre sus manos, serían devorados con glotonería por ella. Su forma de leer sería, por contraposición, femenina, flexible, redonda, amplia, generosa.

En el término medio estaría yo (mis hermanos no han heredado la misma pasión por leer). No soy capaz de leer un libro que me tira constantemente de sus páginas con expresiones como “María, tú ya sabes cuánto adoro las obras de pintura clásicas”, o que presentan incongruencias o anacronismos, como mujeres en el siglo XIII con actitudes feministas al gusto actual, por decir algo. Como mi tiempo es el que es, es decir, escaso o muchísimo, cuando tengo que leer a ratitos robados me pone muy nerviosa que los nombres de los personajes se parezcan porque tengo que hacer un esfuerzo enorme en saber quién era quién. Si hay demasiado personaje me pierdo y me aturullo. Así que este tipo de novelas quedan reservadas para las vacaciones. Y cuando tengo tiempo, me convierto en una máquina tragalibros, tres de una sentada en una semana. Pim pam pum. Se podría decir que en cuanto al tipo de libros que escojo soy bastante ecléctica. Me gusta tanto la novela de cualquier tipo, las biografías, los relatos intimistas afrancesados, los best Sellers, los cuentos infantiles. No soy demasiado sibarita, lo admito. Sin embargo, lo que pido yo al libro que leo es que esté bien escrito, que acaricie mi corazón, que me arranque una sonrisa, o una lágrima, que no me deje indiferente, que no me haga perder el tiempo.

Mis hijos tienen, a pesar de ser muy pequeños, formas de leer muy definidas. El mayor, a pesar de ser sensible y creativo como mi madre, tiene una forma de leer parecida a la de mi padre: misterio, novela negra, ordenado y cuadriculado. En cambio, el pequeño, que es calcadito a su abuelo hasta en los andares, matemática y lógica pura, es un lector de prospectos de medicamentos, es decir, se parece más a mi madre, que lo lee todo todito, aunque no sea “de su estilo”.

Bien, y para los más curiosos, todos nosotros tenemos algunas manías más. Mi padre le pone nota numérica, mi madre los reparte por doquier, con dedicatoria de regalo, y yo, antes firmaba los libros y les ponía la fecha de compra. Ahora utilizo este precioso ex libris que me regaló Carme Sala (do-it-herself).

Y por último, una intimidad muy íntima: si el libro que he terminado me ha gustado mucho muchísimo le doy un besito al cerrar la última página y me abrazo a él unos segundos, y siempre, siempre, me da un poquito de tristeza despedirme de él cuando me lo he pasado bien.

Ah, sí, éste es el libro que estoy leyendo ahora, y me gusta mucho, de momento, porque está bien escrito y porque me gusta lo que dice.

10 comentarios:

La meva maleta dijo...

Yo, del mismo modo que soy capaz de disfrutar muchísimo con una buena historia y quedar súper-atrapada entre sus páginas, luego olvido los mejores detalles con una facilidad impresionante, de modo que, solo con dejar pasar un par de años, puedo retomar el mismo libro como si fuera la primera vez que lo leyera...soy un desastre!

Por cierto, me encanta ver que usas el sello handmade! Me ha hecho recordar que tengo que devolverte un par de libros!!! Glupssss

Marta dijo...

Tu madre y yo podríamos ser amigas lectoras sin orden ni concierto!!!
Y también los acaricio si me han gustado mucho ;))

Ana, princesa del guisante dijo...

Uuy, Carme, yo también lo olvido casi todo, es muy gracioso (excepto cuando me doy cuenta, más o menos por la mitad del libro,,que ya lo había leído).
Los libros prestados... Esperando al próximo encuentro :-) besosososo

Marta, pues el pequeño hombre es de vuestro club! Besos (si es que me deja Peludito)

Tita dijo...

Yo también lo leo todo, como tu madre, pero igual que tu padre, me cabreo cuando he perdido el tiempo.

Y besito no...pero sí un libro que me haya llegado muy dentro, me quedo abrazada a él un buen rato, con los ojos cerrados, terminando de saborearlo....

aaana dijo...

Leer los botes de champú? ???? Vaya... pero si pensaba que era la única que lo hacía!!!
Yo en mi frikismo natural, aparte de los novelones que me encantan, leo bastante ciencia ficcion y fantasía. Si a tus chicos les gusta aconsejo "El aprendiz de guerrero", a partir de los trece o catorce años les puede gustar.
No los abrazo... pero los guardo en el estante de "releer"!

tomae dijo...

...yo le doy un beso sobre al tirarlo en el buzón, aunque ahora cuando envío un e-mail o hago un comentario y le doy al send te aseguro que no beso la pantalla; de todas formas ahora he guiñado un ojo.

bss!

Ana, princesa del guisante dijo...

Tita, a mí me da penita cuando se me acaba un libro bueno, me invade una nostalgia grande, como cuando voy a tardar mucho en volver a casa...

aaana, está absorto en Harry Potter... Pero anoto tu sugerencia. Y compro el estante de releer!

Ana, princesa del guisante dijo...

Tomae... Guiño de vuelta! ;-)

Seoane Melliz dijo...

http://serendipeandoagusto.blogspot.com.es/2014/04/libros-leidos_8.html
Yo creci en un pais que los libros eran un lujo al alcance de pocos sin contar que muchos autores eran censurados y no existían , asi que creci amando la literatura y adorando los libros que llegaban a mis manos a traves de intercambio . Fui lectora compulsiva , pero ahora selecciono mas lo que leo y como tu me disperso si son muchos personajes , y me tiene que atraer desde el principio sino no lo termino. A mi hijo mayor le he inculcado el amor por los libros y la lectura
. Esta es su lista , la publique en el blog

Ana, princesa del guisante dijo...

Buena lista... Le faltan los míos ;-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.