© de la imagen La meva maleta

viernes, 30 de abril de 2010

Shaun the sheep

Os dejo una sugerencia para el fin de semana.
El xai Shaun (Shaun the sheep) es una serie de animación que TV3 emite todas las mañanas mientras mis hijos desayunan y yo me maquillo. Lo único que os puedo decir es que las carcajadas de mi marido y de mi hijo mayor resuenan por toda la casa. Yo sólo puedo verlo a trozos, pero os aseguro que el humor es inteligente, las escenas están cuidadas al mínimo detalle y el guión, genial. Así que ya os veo a todos youtubeando.
Ya me contaréis.



jueves, 29 de abril de 2010

Blanco

La meva maleta me explicaba que los esquimales tienen 20 palabras para nombrar el BLANCO. Claro, como aquí las manzanas pueden ser golden delicius, pink lady, Granny smith, Royal gala, Ginger gold, aunque también tenemos la del jardín del Edén, y en mi casa, las de Tilda. Todas son manzanas.


Me he planteado el reto de buscar definiciones de blanco. He encontrado algunas:

Blanco nuclear
Blanco persil
Blanco de dientes de leche
Blanco de pantalones después de ir al parque (beige-gris)
Blanco de jugar en el césped (verde)
Blanco de mente en blanco
Blanco blanco

Carme ha añadido:
Blanco hueso
Blanco lino
Blanco champiñón



¿Blanco? He cerrado los ojos, buscando una emoción que me recordase algo en blanco, y de repente la memoria ha encontrado algo verdaderamente triste... pero la tristeza y el dolor forman parte de la vida, así que os lo cuento.


Era verano, aquel primer verano de recién casada, de dulzura y miel. Paseaba, cuando mis ojos quedaron atrapados en la esquela, colgada en la puertita junto a la sacristía. Aquel día no había la foto. Sólo una cruz, un nombre, y una edad, 8 meses. Conocía al padre del bebé fallecido (estas dos palabras deberían estar prohibidas en la misma frase), habíamos sido vecinos, pero nunca habíamos tenido una conversación más allá de un saludo amable.

Sentí una punzada de un dolor desconocido.

El funeral iba a ser aquella tarde. Y yo no iba a ir; no, no puedo ir a los funerales, porque lloro. Lloro mucho. Lloro al ver a la familia llorar. Lloro tanto, que me siento incómoda, así que no asistiría. Aunque desde mi balcón se veía la iglesia, así que intentaría acompañar en espíritu a la familia desde mi casa.

A las cinco de la tarde, empecé a ver pasar el cortejo fúnebre. No vi el consabido coche con coronas. Claro, pensé, tal vez sería una misa por el alma del niñito, pero sin su cuerpecito presente.

Podía observar la esquina de la calle que conduce a la iglesia. En esa tórrida tarde de verano, un grupo de personas asomaban por esa esquina envueltas de un sonoro silencio, un murmullo de pasos arrastrados. Entre ellas, cuatro hombres caminaban a un paso acompasado, con un pequeño ataúd en sus manos.

Era blanco.

El blanco más triste que mis ojos verán jamás.

(lo siento...)

miércoles, 28 de abril de 2010

Tengo una deuda

Y es de las IMPORTANTES. Así que rauda y veloz, debo saldarla.

Hace ya un par de meses le contaba a Carme que tenía la tarde libre. Ella me sugiró descansar, e ir a tomarme un capuccino. En lugar de eso, el plan era algo más agotador, un paseo en bicicleta con los niños. Mi hijo mayor ya va por su cuenta, pero el pequeño... con el pretexto de que "no shabe pelalar", lo tengo que cargar yo de paquete.

Y poco después, abro mi correo electrónico y me encuentro este regalo que atesoro como un bien muy preciado. No lo había compartido, porque siempre he pensado que pertenece a las maravillosas manos que lo crearon. Peeeero, como ella no se ha animado a ponerlo en su blog todavía, lo voy a colgar yo.


Y sabes cuánto me gustó, pero te lo repito, gracias, gracias, gracias, gracias, gracias... en casa somos todos miembros de tu club de fans.

Un beso enorme. Espero que en tu maleta haya lugar para mi corazón.

martes, 27 de abril de 2010

Pequeños tesoros

Damas y caballeros, quiero hacerles partícipes de algunos de mis pequeños tesoros.

Las primeras flores abiertas del ramillete,




Mis margaritas antes,

...y después

Las rosas de Sant Jordi que me hicieron mis hijos


Mis bailarinas de princesa,


Y mis peonias, que ya han florecido:



Feliz día.

sábado, 24 de abril de 2010

Juego número 6

A mí me da un poquito de pereza, pero lo acepto, porque me lo propone Mi maleta favorita y a ella no le puedo decir que no (porque es un solete).  Copio tu número 6, porque es monísimo.


El juego consiste en colgar la imagen número 6 del blog, que es la siguiente



La publiqué en la 4ª entrada de mi blog, en la que hacía magdalenas con mis cachorros.

Como a mí me ha dado muchíiiisima pereza, no voy a pedirle a nadie más que lo haga ¿eso es hacer trampa? :-))) espero que no...


Para compensar, la receta de las magdalenas que hago yo:

3 huevos
150 g de azúcar
200 g de harina
100 ml de aceite (girasol u oliva)
ralladura de un limón, azúcar vainillado
50 ml de leche
medio sobre de levadura

Precalentar el horno a 180º. Con las varillas, batir los huevos con el azúcar, hasta que estén espumositos. Después incorporar el aceite, y la leche, y el limón (ralladura), la vainillina. Mezclar bien. Al final incorporar la harina tamizada con la levadura, e ir removiendo SIEMPRE hacia la misma dirección.

Rellenar los moldes (salen unas 18) hasta 3/4 partes del molde. Espolvorear un poquito de azúcar sobre cada magdalena, hornear unos 15 minutos (pinchar con una aguja, cuando sale limpia, están hechas)

Están riquísimas...

viernes, 23 de abril de 2010

El amor verdadero

Escena doméstica del martes por la noche. Mi marido sufriendo con el fútbol, y yo, disfrutando Shakespeare in love (1998). No pasa nada, cada uno hace lo que le apetece, mi hogar es lugar de respeto. Después de la película, beso de buenas noches, e intento de dormir de un tirón. Admito que no lo conseguí, un café tardío me jugó una mala pasada. Y así empecé a pensar en el post de hoy.



Esta maravillosa película gira en torno al amor. Al AMOR, en mayúsculas, con todas sus letras. Trata de una historia ficticia, pero que resulta creíble, acerca de la inspiración que llevaría al dramaturgo inglés a escribir e interpretar Romeo y Julieta.

En cada verso de amor, en cada beso anhelado y reprimido, en cada encuentro furtivo, en cada instante de pasión, sentía esa dulce punzada que sólo el amor provoca.

El amor no se puede medir, ni limitar, ni controlar. Se apodera de tu sensatez, no está sujeto a la acción de la voluntad, sino que se rige por una suerte de locura interna que te vuelve frágil y salvaje a un mismo tiempo.

Es un sentimiento positivo, qué duda cabe, pero a la vez, lastima de forma indeleble el corazón y, quien ya lo ha sentido, jamás vuelve a ser la misma persona. Cuando uno ha amado, nunca vuelve a ser el mismo, queda ligado, como preso en una especie de telaraña entretejida por el objeto de su estima. Da lo mismo si el amor es o no correspondido, o si el amor se acaba (¿se acaba, el amor?). Nada puede ser comparado a ese sentimiento que te crea y te destruye al mismo tiempo.

Ahora, cuando la vorágine del correr de mís días saturados por el trabajo, los niños, la casa, los blogs, las labores, los libros, las cartas, las palabras, el buen tiempo, o la lluvia, ahora, después de casi 20 años a su lado, sigo sintiendo ese amor. Aunque él esté en el sofá y yo en la habitación... estamos enredados por el mismo hilo.


Y para mi amigo del Dayketing... yo serviría para esto. Hoy es el aniversario de la muerte de Shakespeare.

jueves, 22 de abril de 2010

Artistas

En Punts i Draps se exponen, esta semana, las labores de las alumnas de las clases de patchwork.

Además se ha propuesto un concurso en grupo con un tema concreto: hacer un alfiletero. ¿Poco original? Todo lo contrario... Mis felicitaciones a Ana y a sus alumnas.

Os recomiendo un paseo por el blog, que os he enlazado más arriba, para ver todas las obras. Y os dejo una foto de la que a mí me impresionó.  Este ¿alfiletero? es una réplica exacta de la tienda Punts i Draps. Con fotocopias en miniatura de los libros, con la distribución idéntica a la de la tienda. No puedo explicar lo que vi, sólo poner la foto. (Clic para agrandar)



Mi más sincera admiración a todas las artistas.


miércoles, 21 de abril de 2010

La importancia de los complementos


Un lazo, una cinta de encaje, un botón, un colgante. Y de repente:



Como por arte de magia, mejora:



Como este perrito


¿mejor?



Y por fin, y siento que no ha salido la foto del "antes":


Ya he terminado las camisetas de mi sobrina.

A otra cosa, mariposa.


martes, 20 de abril de 2010

20 años de la canción

Blanche, hoy es el cumpleaños de tu pequeño saltamontes, te dije que lo recordaría siempre por la canción de Celtas Cortos... 20 de abril del 90...
Te conocí en el 91, cuando esta canción sonaba incansablemente en la radio.

Eran tiempos de largas melenas planchadas, de gafas de pasta grandes, de hombreras, de botones dorados con pedrería (¡¡jesús!!), de zapatos castellanos (se nos calaban los pies en los inviernos lluviosos de Pamplona), de pantalones de tiro largo ajustados a la cintura... Fueron tiempos de estudios, de descubrimientos, de amistad, de largas charlas sentadas en la cama, de tabaco (tú fumabas negro, yo rubio), de dudas, de alegría, de baile con la boca abierta, de cámaras de fotos en blanco y negro y en color, de zapatillas de muñequitos, ...

Hoy nuestros días transcurren entre deberes que no son nuestros, entre platos de comida ¡sana!, entre cocinitas y transporte de niños, entre bracitos regordetes y mofletes besucones. Y en teléfonos interrumpidos, y en blogs que se siguen en minutos robados a los nuestros. Queda pendiente nuestra cita anual del año pasado. ¿Qué tal el 8 de mayo?




Felicidades a los dos. Y un beso enorme a tu principe de ¡¡5 añazos!!

lunes, 19 de abril de 2010

Si la inspiración no llegara...

... siempre me quedaría mi sobrina, que vino ayer con una bolsita con tres camisetas para tunear. Bueno, en realidad ya había hablado con su madre, así que no fue una sorpresa.



Esto me divierte: buscar la tela que mejor pega con el color de las camisetas, pensar en un dibujo, aunque pacté con la princesita que una sería una Kitty, y luego, ejecutar la obra.

Me he pasado por La sastrecilla valiente y por María Coletas en busca de inspiración, y creo que ya lo tengo.

¿Y mis Matriuskas? Como diría Cenicienta: "Sea por Dios, mi vestido tendrá que esperar".

sábado, 17 de abril de 2010

Lo he visto claro

¿Os ha pasado alguna vez que os despertáis de madrugada y encontráis una respuesta para una problema que no sabíais ni que teníais?

Hoy me he despertado a las 4.30. Mejor dicho, me ha despertado una pesadilla de mi hijo mayor a las 4.30 de la madrugada. He vuelto a mi cama dispuesta a quedarme roque en un pispas, y entonces se me ha
aparecido mi entrada de ayer en el blog. Mentalmente, repasaba mi mensaje de alegría para esta niña a la que tanto le disgusta su parchecito. Y entonces lo he visto.

He sabido qué tenía que hacer: Un parche de quita y pon para la Kitty de su camiseta.



Evidentemente, me ha costado dos horas volverme a dormir, porque había que ponerle el imperdible (en sueños, os juro que no me he levantado de mi cama), porque con velcro no se engancharía. Pero el imperdible quería que le quedara  bien. ¿Lo acolcho o no? ¿Y una friselina? ¿Y si en lugar de coserlo del revés y al darle la vuelta acolcharlo un poco lo hago con festón? No, eso no, porque seguro que la niña juega con él y se le descose...

Mis inspiraciones tienen la mala costumbre de presentarse casi siempre en mis duermevelas.
En fin. Ahora a cruzar los dedos para que ese parche de amor le sirva a esa pequeña princesa para ponerse el suyo con más ganas.


Princesa con parche.

viernes, 16 de abril de 2010

Tú lo vales


Tengo las manos hilvanadas a tu regalo.
Quiero que quede bien, como todos, sí. Pero este, más.
Ninguna tendrá que luchar tanto como tú para llegar al mismo sitio.
Tal vez no seas tan bonita como las otras niñas de tu clase, pero pronto aprenderás que la belleza la construye el alma desde dentro.
El parche que lucha por corregir la mirada de tu ojito izquierdo poquito a poco doblega tu corazón de caballito desbocado... pero aún así no dejes de ponértelo, porque te hace mucho bien.
Cuando tu cuerpo regordete florezca dentro de algunas primaveras, quién sabe si en forma de cisne, recuerda que tu dulzura romperá todas las barreras impuestas por un mundo en el que no caben los que son diferentes.
Mañana serás  un poquito mi princesa, tu camiseta tiene una corona... Felicidades.



Aprovecho la entrada para sugeriros un paseo por aquí...

jueves, 15 de abril de 2010

El día del niño

Hoy es el día del niño. Me he enterado al abrir Google, que lo celebra así:

El tiempo de mi hijo mayor.
El bostezo, los cereales, lavarse los dientes, correr a la escuela. Cole, comer, ver un poco la tele, lavarse los dientes, cole. Merienda. Deberes, clase de música. Pelear un poquito con tu hermano, cena. Dientes. Cuento, besitos. Dormir.

El bostezo, los cereales, lavarse los dientes, correr a la escuela. Cole, comer, ver un poco la tele, pelearse como un chino con tu hermano, lavarse los dientes, cole. Merienda. Deberes, paseo en bicicleta. Jugar un poquito, cena. Dientes. Cuento, besitos. Dormir.

El bostezo, los cereales, lavarse los dientes, correr a la escuela. Cole, comer, jugar un poquito, lavarse los dientes, cole. Merienda. Deberes, cumpleaños de un compañero, cena (cómo puedes comer tanto, hijo?). Dientes. Cuento, besitos. Dormir.

Etc.

El tiempo de mi hijo pequeño.

El bostezo, los cereales, lavarse los dientes, correr a la escuela. Cole, comer, ver un poco la tele, lavarse los dientes, cole. Merienda. Molestar al hermano que hace los deberes. Tirar de la manga de mamá para que deje la cocina y me lea un cuento. Sentarme en el regazo de mamá. Recibir a papá como un cachorrito. Cenar. Dientes. Cuento, besitos. Dormir.

El bostezo, los cereales, lavarse los dientes, correr a la escuela. Cole, comer, pelear con el hermano, gritar, lavarse los dientes, cole. Merienda. Pintar con rotulador. Tirar de la manga de mamá para que deje la plancha y hacer un puzle con ella. Sentarme en el regazo de mamá. Recibir a papá como un cachorrito. Cenar. Dientes. Cuento, besitos. Dormir. Pedir agua. Besito. Dormir.

El bostezo, los cereales, lavarse los dientes, correr a la escuela. Cole, comer, ver otra vez Up, llorar porque no te quieres lavar los dientes, lavarse los dientes, cole. Merienda. Paseo en bicicleta con mamá, sentado en la sillita, no quiero aprender a pedalar. Recibir a papá como un cachorrito. Cenar. Dientes. Cuento, besitos. Dormir.


...

miércoles, 14 de abril de 2010

Lección aprendida

Insisto mucho en explicarles a los niños que lo que nos venden en la tele no es siempre cierto. Los niños no vuelan, los perros no hablan. No, cariño, no podemos comprar la picadora de daditos de verduras, aunque nos regalen una igual, porque no la necesitamos. (Pero mami, se puede lavar en el lavaplatos, eh...)

Mi hijo, desde bien pequeño, se ha dejado engatusar por casi todo lo que ve en televisión, todo lo que le ofrecen en la teletienda le parece interesante. Y yo, por aquello del "tú predica, que algo queda", aprovecho de vez en cuando para recordar que no todo lo que sale en la pequeña pantalla es cierto.

Hace algún tiempo, cuando él tendría unos 6 años, mi hijo empezó a burlarse de su hermano pequeño, no sé exactamente qué le diría, pero yo le recordé:

- Hijo, ¿recuerdas lo que decía Tambor? "Si al hablar no has de agradar, te será mejor callar".

Él se quedó un segundo pensando, y luego me dijo:

- Pero mamá, tú dices que no es verdad todo lo que sale en la tele, eh...


Son más listos que el hambre...

martes, 13 de abril de 2010

Tiempo extraño

"Madagascar", la película de Dreamworks no es mi película de animación favorita, pero como todas, tienen frases que permanecen en mi memoria, y pasan a mi vocabulario, de forma curiosa. Como lo hicieron frases de las tiras de Mafalda.


En la película, la cebra, que se siente fuera de lugar en el Zoo de Nueva York, les dice a sus amigos algo así como que hay un tiempo en el que uno no sabe si es negro con rayas blancas o blanco con rayas negras. Pues yo estoy un poco así. Me gusta disfrutar de la vida, soy feliz con mi familia, no necesito más de lo que tengo, pero las cosas no andan bien. Y no es nuevo, por ejemplo: (CLICAR PARA AGRANDAR)


Es un tiempo extraño... como cuando a nuestros padres, los de mi generación, quiero decir, les escuchábamos preocupándose por el mundo que nos iban a dejar. Y la televisión ya no era lo que la gente quería que fuese, está claro:



Lo curioso, Mafalda dejó de publicarse en 1973, el año en que yo nací. Y habéis podido comprobar que sigue vigente. No nos estamos inventando nada. Lo cual quiere decir que de esta, también saldremos, ¿no?

lunes, 12 de abril de 2010

Había una vez

Un barquito chiquitito... ahora que lo veo, tan chiquitito no ha quedado.


Esta camiseta no la había enseñado aún. Es de manga larga, para entretener un poco la primavera.
Al final sigo sin ideas nuevas, pero me he dado cuenta de que yo no tengo Matrioskas, así que voy a hacerme unas para mí. La cuestión es tener las manos (y de paso, la mente) ocupadas.

sábado, 10 de abril de 2010

Tu hombro para apoyarme

Hoy te dedico este pequeño espacio de la blogosfera porque has estado a mi lado, siendo algo más que útil. No ha sido un día especialmente animoso, más bien, ha amanecido cargado de nostalgia. Y tú has hecho lo que mejor sabes hacer, que es estar a mi lado ofreciéndote tu hombro para apoyarme.
Me siento afortunada por haber dado contigo... qué habría sido de mí sin haber encontrado un hombre bueno como tú para compartir mi vida.
Gracias, mi chico, por recordarme por qué te quiero tanto. Volverá a salir el sol.
Te quiero "a tinito y masallá"

 

viernes, 9 de abril de 2010

El principio de "No discutir"

Con los niños, y con casi todo el mundo, para qué nos vamos a engañar, intento utilizar el principio de "No discutir, si no es importante". Las discusiones y las peleas me desgastan.
No soy seguidora de ningún equipo de fútbol en concreto, por no discutir si Messi es mejor que CR, aunque soy capaz de disfrutar con un buen partido.
No discuto por el color de un jersey, aunque sí por llevarlo puesto si hace frío. No discuto por no comer toda la cena, pero sí por que se acaben la ensalada.
Intento no discutir si no es importante. Así que mi hijo pequeño salió de esta guisa a dar un paseo:


Les presento al bufón de mi castillo :-)

jueves, 8 de abril de 2010

El cuento de Doña Remilgos

Contaban el otro día en la radio el cuento de la princesa  Doña Remilgos.

Por lo visto, apareció en un castillo una princesa transeúnte, y el príncipe quiso saber si era ciertamente una princesa para poder casarse con ella. Su madre, la Reina de ese lugar, a falta de guisante, puso, bajo los siete colchones, algunos pétalos de rosa de su jardín.
El príncipe desconfió de esta estrategia, porque un guisante, con su grosor, podía molestar a la princesa, pero unos suaves pétalos de rosa... La reina terció que si quería casarse con ella deberían comprobar que tenía sangre real.

Por la mañana, al despertar, el príncipe preguntó a la presunta princesa Remilgos cómo había dormido.

- Oh, he dormido perfectamente, pues olía a pétalos de rosa, y vi que los habíais puesto bajo mi cama y no me molestaron... pero luego, uno se quedó doblado, y me ha estado haciendo un daño toda la noche....

Una sonrisa guisantil y remilgada.

miércoles, 7 de abril de 2010

Vida



El jardín está en plena efervescencia. Las lagartijas asoman por todas partes para tomar los ya cálidos rayos de sol. Las peonias floreceran en pocos días, El castaño de Indias está desperezando sus primeras hojas, y los rosales, este año, muestran sus colores en todo su esplendor, augurando perfumados ramos en mi cocina. Algunas abejas revolotean por los aromáticos matojos de romero, que seducen a estos insectos laboriosos con tentadoras flores violeta.

Vida.






martes, 6 de abril de 2010

¿Dónde están las ideas?


Ayer pasé el día al aire libre, en casa. En Cataluña fue festivo; tradicionalmente se iba al campo a comer la Mona, la tarta tradicional que los padrinos regalan a sus ahijados. Yo tengo el campo en mi jardín, e hizo buen tiempo, así que comimos en la terraza, y tomamos el sol. Luego, un pequeño paseo en bicicleta para estirar las piernas.

Quise empezar una labor.

Empecé la tarde vistiendo la cesta de mimbre de la foto. Tenía una tela muy tosca para patchwork. Y esa cinta que la rodea era un cinturón horrible de una camisa blanca que siempre he llevado sin cinturón.

Y luego me pasé la tarde ofuscada porque no tengo ideas. Después de 8 camisetas seguidas, tres matriuskas, dos patos, 6 manzanas, y dos Tildas, me da pereza rellenar y festonear. Pensé en algo de patchwork. Y aquí es donde yo me siento limitada: no soy capaz de diseñar nada que me guste. Tengo un montón de telitas (la caja que veis arriba mide 30 x 37, y está llena) pero soy incapaz de imaginar en mi casa una labor con esas telas. Tal vez no me acaban de hacer el peso los colores, o los estampados. Busqué en mis archivos-guarda ideas en mi ordenador, y nada. También en  los libros de Tilda, pero ya he dicho que estoy un poco saturada...
Se admiten sugerencias.

lunes, 5 de abril de 2010

De cocinitas


No me había estrenado en el tema de los pucheros, aquí, en el castillo. Hoy receta de tarta no apta para controladores de calorías.

Tarta de queso Philadelphia con mermelada de arándanos.
Nivel: Principiantes
Para una tarta de 8-12 raciones
Ingredientes:

Base de la tarta
Se puede hacer preparando una masa a base de galletas trituradas con mantequilla, para la cual se necesitaría un paquete de galletas María, y 200 g de mantequilla a punto pomada. Vestir con esta masa el molde, de forma que quede hecha la base de la tarta.

Yo, personalmente soy un poco perezosa y me gusta algo más ligera, así que compro una masa de hojaldre  o pasta brisa, de las que vienen preparaditas para ir al horno. Forrar un molde de unos 30 cm de diámetro por 3 de alto, y hornear (seguir las recomendaciones del fabricante).

Relleno:
Dos tarrinas de queso Philadelphia
Zumo de un limón
Un brik de nata líquida
5 cucharadas soperas de azúcar (aunque si te gusta el sabor más ácido con tres es suficiente)
Tres hojas de cola de pescado.

Decoración: Medio botecito de mermelada de arándanos o frutos del bosque

Preparación
Diluir en tres cucharadas de agua templadita las hojas de cola de pescado y calentarlo sin que llegue a hervir. Mezclar el resto de ingredientes con las varillas y añadir la gelatina ya líquida. Rellenar la base de la tarta, y refrigerar 4 horas. Luego, templar la mermelada en el microondas, sólo para que esté algo más líquida, y repartir bien por encima de la tarta.
Volver a refrigerar un ratito más y está lista para servir.

Bon appetit

sábado, 3 de abril de 2010

La maleta y el guisante

Resuenan todavía vuestras voces en mi corazón.
La dulzura de tu mamá, con la suavidad de sus palabras. Los ojos tristes del señor Maleta, y su infinita paciencia con mi pequeño guisante. No sé cómo agradecerle que le haya dejado realizarse tanto con la cámara...
Y tus pequeñas "maletitas" tan distintas entre sí, y tan bien educadas, amables, que han compartido su día de forma generosa con mi guisante mayor, jugando todo el día... Habrá que patentar ese helado delicioso de arena con crocanti de piedritas que nos han servido en cubiletes de plástico con primorosas palas enarenadas. Adrià, jubílate, en serio, lo tienes todo perdido. El señor de Guisante también lo ha pasado bien, y ha disfrutado de vuestra compañía.


Y tú, Carme, cómo me ha sorprendido tener tu presencia a mi lado. Ya no eras más sólo palabras escritas en un blog, ya no eras sólo una voz al otro lado del teléfono. Tu maleta se ha materializado ante mis ojos, esa preciosa maleta de la foto, que para mí tenía un halo de misterio, como cuando, de niña, me colaba en el desván de mi abuela y abría mágicas cajas con olor a naftalina. Todos lo han pasado bien, porque nosotras nos hemos conocido desde siempre. Me ha hecho sonreír tu madre, cuando me ha dicho "no me extraña que seáis buenas amigas, si sois tan parecidas..." Tan parecidas y tan distintas. Tú con tu mirada implacable para descubrir bellezas, esa mirada que tu hija ha heredado sin ninguna clase de duda. Lo he sabido cuando la he descubierto fotografiando aquellas baldosas que yo he visto mil veces, pero que he sido incapaz de MIRAR.


No estaremos lejos, porque existe este pequeño milagro llamado internet, sin el cuál, posiblemente no hubiésemos coincidido jamás. Y ahora el sueño que nos une y que compartimos tiene ya un aspecto estupendo. Le faltan sus pequeñas alas... y a volar

Gracias por haber venido a nuestro humilde castillo. Habéis dejado un agradable sabor a amistad.

jueves, 1 de abril de 2010

Tiempo de espera

La primavera parece el embarazo de la vida. Es un compás de espera entre el abrigo y las camisetas de tirantes, entre las botas y las sandalias, entre la rama seca y el fruto madruro en el árbol. Hace sol, pero el viento hace que tengas que abrocharte la eterna chaquetita corta. Te apetece sentarte en la hierba, pero es probable que la encuentres mojada por el último chaparrón, que fue el de anoche. Aunque observar las eternas hileras de arboles colmados de flores es un espectáculo increíble. Hasta hace algunos días, todo era un constante color rosa en su más ámplia gama. Ahora empiezan ya las flores blancas, de perales y manzanos. Primavera en plena esencia.


En este tiempo entre dos aguas, mientras busco soluciones a mis quebraderos de cabeza, pequeños y grandes, vivo un tiempo de creación- producción; mi mesa de trabajo se convierte en una pequeña fábrica de camisetas de colores vivos y motivos playeros. Como si viviera cerca del mar... ¡Ja!.

Aunque cada vez me cuesta más. Para niña, o para niño pequeño, cualquier dibujo vale, pero mi hijo mayor, con 7 años está muy grande para casi todo, aunque su espíritu sigue pidiéndole dibujitos de bebé. Y yo me las veo y me las deseo para cubrir sus expectativas. El otro día os enseñaba las camisetas de los monstruos, que están causando furor. Y hoy mi hombrecito estrena esta camiseta

Surf, bordado en rojito en mitad de la cinta. 
Pues como no surfees el Segre,  hijo...

Buenas Pascuas, no sé si tendré algo que contar en estos días, pero mi cuerpo me pide algo de recogimiento. Volveré.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.