© de la imagen La meva maleta

viernes, 29 de enero de 2010

Contra todos mis principios

Bueno, lo admito: detesto a Bob Esponja, y no lo he visto nunca. Pero es que tiene una pinta que no se puede soportar.
Y, contra todos mis principios le hice una camiseta de esa cosa rara a un compañero de clase de mi hijo por su cumpleaños (...no le iba a hacer una Kitty).
El resultado no ha quedado mal del todo...



Ayer, como colofón de un día espesito, como son todos los jueves, Pilates incluido, me tocó tos. Los habituales de este blog que tienen niños saben qué supone eso... para los no ilustrados en la materia, Niño con tos = No pegar ojo.
Feliz viernes... y hoy es Santa Nómina Bendita :-)

jueves, 28 de enero de 2010

Un pasito atrás

Mi niño grande se hace mayor. Sé desde el principio que los padres solamente estamos para acompañarles en su camino mientras son chiquitines, y que, a medida que ellos van alcanzando pequeñas cotas de independencia, nosotros debemos frenar un poco el paso y quedarnos atrás, observando cómo se alejan.

Hace algunos días le escuchaba decir que Hannah Montana era Hannah Tontana, casi al mismo tiempo que también rechazaba su paraguas supervaronil y de chico mayor, que ya no era de Rayo McQueen, sino de High School Musical. Al fin y al cabo él es un hombre de 7 años y medio.

Vale, pensé, tal vez eso es porque le debe parecer que es de chica. Pero ayer, cuando me ofrecí para repasarle la ducha (hace tiempo que se ducha solo, pero a menudo, le repasamos el pelo y rincones varios), no quiso que le ayudara yo. Fue papá con él.

Me gusta verle crecer, pero... inmediatamente, me vino a la cabeza una escena de una de mis películas favoritas, Buscando a Nemo.

Crash y Marlin, el sobreprotector papá de Nemo, tienen la siguiente conversación:



CRASH: Cuando son huevos se quedan incubando en la playa y luego, ¡catapun!, ellos ya van solos al gran azul.
MARLIN: ¿Sólos?
CRASH: Sip
MARLIN: Pe-pe-pero tio, ¿cómo sabéis cuando están listos?
CRASH: Bueno, saber no se sabe. Pero cuando ellos lo saben, tú lo sabes.

Y se supone que yo debo empezar a saber. Buf.

martes, 26 de enero de 2010

La princesa, en Es amor...



Hoy han seleccionado una carta de amor (podéis escucharla en el enlace) que escribí para un concurso de un programa de radio. El programa se llama Es amor, en la emisora Es radio... qué bonita ha quedado mi carta en la voz de Ayanta Barilli. En el archivo completo del programa, que podéis escuchar aquí, Fernando Sánchez Dragó, le comenta que le parece una buena carta. Sólo voy a decir que no existe un nombre de color para definir el rubor que me ha producido el halago.

La lástima es que en el resumen del contenido me llaman "la reina de los guisantes", y eso más que a cuento, suena a tienda de congelados jajaja

Lo mejor de la nieve



Lo mejor de la nieve no es ver como cae, como si Dios estuviera rallando queso parmesano sobre nuestras cabezas. Ni es el crujir de las pisadas sobre el manto blanco. Ni quedarse como un pasmarote detrás de la ventana, calentito, sin hacer nada más que observar la nevada.

Lo mejor, sin duda, es ver la sonrisa de tu hijo cuando siente, por primera vez, caer un copo de nieve sobre su mano diminuta.

Fue una bonita nevada que pilló a todos por sorpresa. Además hemos tenido la suerte de que ya se ha fundido de las calles y carreteras, y sigue habiendo nieve en las zonas más verdes, así que mis cachorritos podrán disfrutar de este mágico elemento.



¿qué más se puede pedir?

lunes, 25 de enero de 2010

¿Fresas?



El sábado fui a la frutería y tenían fresas. Ya. Un precoz 23 de enero, una ya puede comprar fresas. Supongo que en tiendas de caprichos y delicatessen y pijerías varias las tienen ya de hace tiempo. Pero en la frutería, lugar dónde nos proveemos de alimentos tan humildes como patatas, ajos y lechugas.

No compré ni una, por supuesto. Las primeras fresas suelen ser tan sabrosas como un trozo de cartulina. Pero lo que me fastidia de esta sociedad (como decía Mafalda ¿suciedad? ¿zoociedad?) de consumo es que te niegan el placer de la recompensa tras la espera: todo un año esperando el dulce manjar rojo, y cuando explotaba la primera fresa en tu boca sabía deliciosamente ácida y dulce al mismo tiempo...

Pues no. Ahora hay fresas todo el año. Así acabas tan harto de fresas que dejan de apetecerte. Y así, con todo. Turrones, desde octubre; naranjas en agosto y uvas en abril, como decía la canción de Danza Invisible.

¿Quién da más?


*Las fresas de tela de la foto son del libro Tilda Hus.

viernes, 22 de enero de 2010

Mi reino por un sofá



No hay nada mejor para culminar un día intenso que empieza a las 6.30 de la mañana que una clase de pilates a las 9 de la noche.

Escena: Profesor de pelo cano y mejillas sonrosadas,  probablemente sin cargas familiares. 
Al otro lado del cuadrilátero, 10 señoras de mediana edad jóvenes y guapas en chándal, con las suelas de las zapatillas deportivas inmaculadas, por falta de uso, colchoneta en ristre, después de una larga jornada de trabajo fuera de casa que ha continuado con la mayoría de las labores domésticas, es decir, lavadoras, plancha, cocina, niños, etc. Ya sabéis, la cacareada liberación de la mujer.

Dice el profe: Ahora complicamos un poco la postura de la sirena (Culo al suelo, piernas dobladas, ladeadas a la derecha, rodillas juntas. La espalda recta. Mano derecha al suelo).
El pie iquierdo se apoya en el suelo, y hacemos la T, con la rodilla izquierda. Apoyamos la mano derecha y levantamos el pompis (¿habrá palabra más ridícula que pompis?) a la vez que estiramos el brazo izquierdo hacia arriba, inspiramos y estiramos el brazo haaaacia la derecha ¡muuuy bien!
Yo: oye, que con las orejas no hacemos nada, o tal vez podrías darnos una coreografía de párpados...

Obviamente la clase de Pilates me dejó sin tiempo para hacer labores. Durante un tiempo yo era y, y, y, es decir, hacía esto, y lo otro. Ahora soy o, o, o, es decir, o escribo, o coso, o hago deporte, o...

Feliz viernes.

jueves, 21 de enero de 2010

Tirando del hilo

habla de mí. Gracias Ana, bonita, fue un placer.

Corre, corre

Es lo primero que pienso cuando suena el despertador por la mañana: "corre, corre..." Pero es que quiero hacer muchas cosas. Ayer me puse,por fin, manos a la obra con los muffins de Tilda



Pero justo al abrir la bolsa donde guardo las labores, vi que tenía este neceser casi terminado, y claro, primero tuve que acabarlo:



Es otro regalo; el modelo es del libro Tilda Hus (en España lo han publicado con el nombre Labores decorativas para el hogar).

Hoy no voy a profundizar, pero os sugiero un paseo por aquí http://sunsi-pensardeoficio.blogspot.com/
Sunsi tiene mucho que decir.

Bueno, y yo me voy, me voy, ya es tarde, yo me voy...

miércoles, 20 de enero de 2010

Quiero aclarar algo


Como díce el título de este blog, yo no soy la mismísima princesa del guisante. No, sólo soy COMO la princesa del guisante, es decir, que no puedo dormir en cualquier sitio, y de cualquier forma.



Tengo muy buen oído, por lo que el mínimo ruidito, una tos, un crujido, un roce de sábanas, me despierta. El despertador de tic-tac quedó relegado al interior de un armario en el cuarto de baño ni me acuerdo de cuando....  Y me molesta la luz. Pero no la luz, luz. Ahora tengo un despertador de esos que proyectan la hora al techo, con una luz de color rojo. Ese foco de luz, también me molesta.

Con el tiempo, he aprendido mis trucos para poder conciliar el sueño. Duermo de lado, y el oído que queda libre de almohada, lo tapo con el edredón. En verano, con un cojín. Y me he hecho este antifaz, del libro Tilda Hus, que además es graciosísimo.

Espero no haber decepcionado a nadie al confesar mi origen plebeyo :-)

Sigo en la fase de proyecto de los muffins de tela, pero es que se me complica la vida. Ayer encontré una tela que me gustaba para poner remedio a semejante desastre:





Y me puse enseguida manos a la obra, porque las sillas de mi cocina presentaban un aspecto bastante deplorable. Con una grapadora de pistola (que probablemente tenga un nombre técnico más complejo), he logrado, como poco, un lavado de cara. Me he propuesto que ésta sea su última restauración, porque estas sillas no son cómodas, ni prácticas, porque en la cocina, y con dos niños, es imposible mantenerlas limpias.




Que tengáis un buen día...

martes, 19 de enero de 2010

El lado femenino

No soy radical en mi opinión respecto a la guerra de sexos. Pienso que las personas somos diferentes por ser personas, no por ser hombres o mujeres. Aún así, me maravilla que mi hijo de tres años y medio sea incapaz de comerse una galleta y caminar al mismo tiempo.



El hecho de tener dos hijos varones me lleva a radicalizar mi lado femenino. Nunca fui tan presumida, ni me preocupé tanto por maquillajes y vestidos, y procuro que en cada esquina de mi casa haya un toque femenino. 

Aún con todo, la clase de femineidad que extraño con los niños no es tanto la evidente como la que se desmorona con la simplicidad de su pensamiento. Cada uno de mis hombres tiene su forma de ser: uno es más introvertido, pero necesita muchos mimos. El otro pide mimos pero es más independiente, el otro necesita un ambiente tranquilo, pero necesita a todos alrededor... pero a cualquiera de los tres les preguntas, por ejemplo: ¿qué tal el cole/el trabajo/la reunión/la clase de música? La respuesta es "Bien". Sin matices, sin colores.

Eso no significa en absoluto que ellos no lo hayan vivido como algo interesante, que ellos no hayan apreciado los sentimientos, que no hayan sentido diversión, aburrimiento, interés o pasión en su vida, o que no hayan tenido problemas. Sólo quiere decir que no sienten la necesidad de explicarlo. Más bien al contario. Bien, significa: "no preguntes, ¿quieres?"


Tengo amigas que viven en un mundo principalmente femenino, con mayoría de hermanas, madres, abuelas, hijas, primas... y para mí es evidente la diferencia. Ellas comparten lecturas, opiniones, consejos, y otras cosas que se me antojan muy valiosas y que, con la mayoría de hombres, no se ven de la misma forma. No peor ni mejor, diferente; el punto de vista masculino es igualmente válido, pero es distinto. Y como en mi casa ellos son mayoría, me toca trabajar por tres, para compensar. 



Foto de la función de teatro que vimos este domingo: "El follet valent" ("El duende valiente")

lunes, 18 de enero de 2010

Profundizar


Mi buena amiga Ana ha sido muy valiente y se ha atrevido a tirar del hilo, del hilo que hilvana el pensamiento. Claro que ella escribe fenomenal y eso facilita enormemente la tarea (espero que se plantee en serio escribir un libro). 
Me gustaría tener su capacidad de comunicar. Yo no sé dejar mi alma al desnudo de esa forma. Aunque cuando escribo procuro expresar, noto que en el momento final de tirarme a la piscina, de soltar la amarra interna que me libere, me corto, y me guardo algo. No es miedo, ni vergüenza, ni nada negativo. Ni siquiera me hace daño mantener en mi interior aquel rescoldo. Si busco bien, igual es pereza, no esforzarme en buscar la palabra precisa que detalla lo que bulle en mi mente. 

Ana y yo estamos viviendo un fenómeno de forma paralela: estamos recuperando viejas amistades gracias a Facebook. Gracias a esta nueva fuente de comunicación he encontrado, por ejemplo, a personas como ella, con quien conviví durante un curso de universidad.

Compartir piso de estudiantes es algo así como un Gran Hermano, pero sin cámaras. El grado de intimidad es alto, porque todo lo que te pasa te pasa con tus compañeras de piso. Todas tus referencias emocionales (padres, novios, tíos, hermanos...) están lejos, y es una etapa de formación intelectual y espiritual importante. Esto te hace unirte a esas chicas, que también están en un momento frágil, como tú, de una forma especial.

Siempre he pensado que en mis años de universidad aprendí tanto de mis compañeras de vida como de mis profesores. Todas las chicas con las que conviví han aportado algo a mi manera de ser, a mi forma de hablar.
Siempre hay alguna canción, o alguna película que me recuerda a alguna de ellas. Mis mejores amigas, fueron ellas. Y la vida nos devolvió a cada una a nuestro lugar de origen. Mis mejores amigas están, pues, en León, en la Rioja, en Cartagena, en Castellón, en Santiago de Compostela, en Barcelona.

Ha sido duro tenerlas lejos, incluso perderlas, en muchos de los casos, pero ir recuperándolas es maravilloso. Y me doy cuenta de que me hacían mucha falta.

Bienvenidas a mi vida de nuevo.

Y quién sabe si este blog me traerá amistades nuevas...

Viva Internet

sábado, 16 de enero de 2010

Creciendo

Tengo en mente empezar un nuevo proyecto, estos muffins del libro Tilda Julehus. ...


Sólo les falta ser comestibles para ser todavía más deliciosos.
Aún estoy en la fase proyecto, es decir, eligiendo las telas:


Espero encontrar alguna candidata entre ellas.

Ayer, mientras echaba un vistazo a mi archivo de fotos para escoger algunas para este blog encontré esta.




Este pequeño magnolio fue un regalo de mi marido en una temporada en la que las cosas no nos estaban saliendo del todo bien. El magnolio es mi árbol favorito, me encantan sus hojas brillantes y grandes y sus aromáticas flores que, cuando caen, generan unas piñas de semillitas rojas.
Hoy, cinco años después, luce así de bonito...




... gracias, mi amor.

viernes, 15 de enero de 2010

Niños + otra tarde de lluvia

Ingredientes para reírse del frío en una tarde de invierno:
  • Un gran vaso de leche para el cocinero




  • Huevos (¿recordáis el regalo del otro día?)


  • Harina:




  • Un poquito de ralladura de limón






Esperar pacientemente 15 minutitos:



Ta chan...




 ¿quien viene a merendar?

jueves, 14 de enero de 2010

Lo intento



Me encantan las camisetas de Hello Kitty. Las vi por primera vez aquí y fui corriendo a tomar clases para aprender a hacerlas. Lo que más me divierte es combinar las telas, porque le da un toque especial. Casi todas las cosas que sé hacer las he aprendido de los tutoriales que algunas personas muy generosas cuelgan en sus blogs. Así que he intentado explicar cómo hago estas camisetas como agradecimiento a vuestros trabajos.
Para atinar con el color de moda, sólo hay que mirar en los escaparates de las tiendas. Este año, lo más de lo más es el cuadro de Vichy en negro. Allá va.
Material: camiseta bonita, telas para hacer el dibujo, hilo mouliné para rematar la aplicación, un dibujo bonito que aplicar, una plancha y Visoflix (R) o fliselina adhesiva de doble cara (en la foto se ve un trocito despegado de su papel, por si alguien no se hace una idea de cómo es). El papel sirve para poder calcar en él el dibujo...



En cuanto al dibujo, hay que obtener una imagen especular, para que al pasarlo a la fliselina quede en la dirección correcta (existe una marca, creo que se llama Steam-a-seam2, que tiene dos capas de papel, y el dibujo se puede calcar directamente)




Si os fijáis el dibujo que conseguí (mediante google images) llevaba un pajarito en la mano, que no me apetecía hacer. La copia está hecha con papel de seda, pero se puede obtener la imagen especular directamente con cualquier programa de retoque fotográfico.
Una vez obtenido el dibujo invertido, se coloca encima el Vlisofix, con la parte adhesiva en la parte inferior, y se traza el contorno para cada color de tela. Así la base de mi dibujo, en blanco (núm. 1 en la foto). El vestido y el lazo, en cuadro de vichy negro, la flor, el adorno del lazo y los ojos de kitty en negro, y la naricilla, en rosa.




Sin retirar el papel, ahora hay que planchar cada dibujo sobre el revés de la tela deseada





Recortar la tela a aplicar siguiendo el perfil del dibujo:




Así queda en el revés de la tela el adhesivo, y el derecho tiene la forma de nuestro dibujo.
Y ahora hay que construir el puzle con las piezas que nos han salido. Presentamos la aplicación completa, y una vez que está todo centrado y encajan las piezas, se retira el papel del adhesivo de doble cara, y se plancha con cuidado. Esto nos sirve para tener el dibujo fijo en la tela, lo que facilita muchísimo la labor de aplicar. En la foto, la camiseta con la aplicación ya planchada, y los recortes de papel que han quedado al retirar la tela planchada con el adhesivo.



Ahora se dibujan los detalles sobre los que vamos a realizar el bordado de la aplicación con un bolígrafo Pilot Frixion, que desaparece con el calor de la plancha, o bien con un rotulador soluble en agua (yo prefiero el frixion)





El siguiente paso: bordar con punto de festón todo el contorno de los trocitos de tela aplicados...



Para la nariz he utilizado un tono de rosa, el resto lo he bordado en negro, pero puede utilizarse gris oscuro o un tono que combine con la tela (v. imagen de la camiseta blanca del inicio del post). Para los bigotes suelo utilizar punto de cadeneta. Disculpen la calidad de la foto siguiente, hice lo que pude





Un toquecito de plancha al final para que quede bien acabado...




Y un regalo terminado para una compañera de clase de mi hijo, que el viernes cumple 8 años. Espero que le guste.


Bye

miércoles, 13 de enero de 2010

De regalos

Me gusta hacer y recibir regalos. Ayer recibí un regalo que siempre me produce ternura: media docena de huevos








Tengo un regalo listo para ser entregado a su dueña. Es un maniquí del libro Tilda Landsted, pero con toque personal. Llevaba hechos unos cuantos, ocho o nueve, no recuerdo bien. Y con un poco de tul ¡Voilà!


Suelen preguntarme cómo tengo tiempo de hacer tantas cosas. Pues es que si te gusta poco la televisión y vives en un lugar en el que más de 6 meses al año hace frío, viento, niebla o lluvia, o varias de esas cosas al mismo tiempo, pues tienes que buscar la forma de ocupar las manos y, especialmente, la mente. Me despido con esta foto de la terraza del jardín, ayer por la tarde, cuando lo único que resbalaba por el columpio era la lluvia...

Hasta mañana.


martes, 12 de enero de 2010

Como pasar de la madeja al ovillo




Me he estado resistiendo a la blogosfera, pero aquí estoy.... de momento, haciendo pruebas. Necesitaba un espacio para contar qué cosas he estado haciendo; además de trabajar para ganarme el pan (más bien con poco sudor), soy la mujer de mi pobre contrario, la mamá de mis niños (tan guapos) y mi tiempo libre lo ocupan las labores y las manualidades.


Así que he hido tirando del hilo de la madeja hasta poner este ovillo. No tengo ni idea de lo que me saldrá, pero haré lo que pueda para que lo que cuento le interese a alguien.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.